¿Cómo elegir un buen colchón?

¿Sabías que a lo largo de tu vida vas a pasar aproximadamente un tercio durmiendo? Es decir, unos 27 años. O sea que no debes ni dudar de la importancia de comprar un buen colchón. Ya sabes: descanso de calidad, reducción de los dolores de espalda, mayor energía y mejor humor a lo largo del día… y un largo etcétera de cosas importantes.

De hecho, miles de estudios científicos señalan que mas del 30% de la población se levanta cansado o con dolores de espalda y que, para garantizar una buena calidad de vida, debemos valorar más la calidad del sueño que la cantidad, la alimentación e, incluso, que la práctica de deporte.

Pero la cuestión esencial es: ¿sabes cómo elegir el colchón adecuado entre las decenas de tipos que hay? Resortes, Espuma, espuma HR, etc, … si te marea ver tantos nombres y no tienes muy claro lo que necesitas, aquí encontrarás toda la información esencial para elegir fácilmente y sin miedo a equivocarte.

El dinero que te gastes es importante, pero aún lo es más elegir bien y comprar lo que necesitas, y te podemos asegurar que hay factores más importantes que el precio. ¿Quieres saber cuáles? Empecemos con los 5 puntos imprescindibles para hacer una buena elección:

 

¿Qué peso y estatura tienes?

Si eres “de contextura ancha”, necesitarás un colchón más firme que te ofrezca una sujeción uniforme y evite el efecto de barco o pozo. Por el contrario, las personas más ligeras necesitan un colchón más flexible que reparta bien el peso.

En cuanto a las medidas, el colchón debería ser, al menos, 10 cm más largo que lo que midas. En caso de una cama de matrimonio, la persona más alta es la que servirá como referencia.

El grosor del colchón debería ser de, al menos, 15 cm para asegurar el confort.

Para el ancho, lo recomendable sería una cama entre 90 y 110 cm si vas a dormir solo y entre 150 y 160 para camas de matrimonio.

Tamaños colchón

Y para los que les gusta dormir como reyes, existen las llamadas camas King size de 200 cm x 200 cm. Estas camas son estupendas si duermes con tu pareja y alguno de los dos se mueve mucho, o si tienes hijos a los que les gusta dormir contigo.

 

¿Dormis solo o acompañado?

Si dormis en pareja, agradecerás un colchón que absorba bien el movimiento, de manera que no te molesten los cambios de postura de la otra persona. Los que mejor lo consiguen son los de viscoelástica y muelles ensacados.

 

¿En qué postura dormis generalmente?

Si dormis boca arriba, te conviene un colchón más bien duro para evitar malas posturas de la columna vertebral, especialmente a nivel cervical (nuca) o lumbar (base de la columna).

Si duermes de lado, necesitarás un colchón de dureza intermedia, que se adapte a la forma de tus caderas y hombros.

Si duermes boca abajo te vendría bien un colchón más bien soft para evitar malas posturas en la zona del cuello y no forzar demasiado la torsión de la columna.

Postura correcta

Consejo

Si duermes de lado, para asegurar que la columna descanse sin curvaturas forzadas y aliviar los puntos de mayor presión, puedes dormir con las piernas ligeramente dobladas. Para mayor confort, puedes ponerte una almohada entre las piernas. Además, te vendrá bien dormir con una almohada alta, a menos que duermas con el brazo debajo de ésta. Si fuera así, mejor una almohada fina para no forzar el cuello en exceso.

En caso de que duermas boca arriba, te puede ayudar ponerte un cojín debajo de las rodillas para mantener la curvatura normal de la columna durante tus horas de descanso. Además, deberías dormir con una almohada más bien baja.

Y si duermes boca abajo, estaría bien que usaras una almohada fina para evitar forzar el cuello.

 

¿Te mueves mucho?

Si eres de los que cada noche bate récord olímpico de giros en la cama, necesitarás un colchón más bien firme que te permita moverte sin esfuerzo. Sin embargo, algo demasiado duro, como un futón, tampoco será adecuado, ya que podría provocarte malos gestos al cambiar de postura. Además, necesitarás que sea un colchón que se adapte bastante, puesto que dormirás en varias posturas distintas a lo largo de la noche.

En cambio, si te mueves poco, la elección del material y la dureza se regirá principalmente por la postura en la que sueles dormir.

 

¿Sos friolento o caluroso?

La transpirabilidad (ventilación) del colchón viene dada por los materiales que lo componen. Si permiten que pase mejor el aire, el vapor que genera tu cuerpo se disipa más fácilmente, por lo que se acumula menos calor. Si sos de los que se destapa con frecuencia por las noches o vives en un lugar con veranos calurosos, posiblemente te interesen los colchones de muelles de telas de tejido de punto, que son los que ofrecen mayor transpirabilidad y son más frescos.

Por el contrario, si sos de los que se resiste a quitar el acolchado hasta en verano, los colchones de látex y viscoelásticos son los que más guardan el calor.

 
157898